Sin título-1.tif

CHICOTE
SIMBIOSISMO

Cod. Serie:

AGUA, FUEGO Y AIRE

Nr. Kat.:

0668

AGUA, FUEGO Y AIRE

Klicken Sie auf das Bild, um es vollständig anzuzeigen

Mittel:

Sin revelar

Mittel:

120 x 560 cm

Katalog.:

0668

Cod. Serie:

CC-P0114

Jahr:

2020

Einzelheiten:

S/O

Serie:

Ciencia y Cosmos

Eigentum:

Colección particular del Artista

Position:

0114

M/S:

Disponible

Datum:

13/10/2020

CH03835

Photogenese:

Rechte:

® VEGAP

Skizzen:

Konzeption der Arbeit:

Empédocles con su teoría de "las cuatro raíces" fue el primero que aunó los planteamientos de Tales de Mileto, Anaxímenes, Heraclito y Jenófanes, filósofos de la antigua Grecia, gracias a los cuales Aristóteles proyectó por vez primera el llamado "Modelo de los cuatro elementos" con el que trataron de dar una explicación lógica a la presencia de todos los cuerpos conocidos existentes en el universo. Este planteamiento se basó en la idea de que el agua, el aire, el fuego y la tierra eran los cuatro componentes básicos a partir de los cuales estaban constituidos en mayor o menor medida el resto de todos los elementos. A pesar de que hoy en día esta teoría nos parece simple e ingenua, fue sin duda un pilar sólido que permitió establecer las bases con las que dio comienzo el estudio y reflexión en profundidad de los estados de la materia y del entorno. No obstante a grosso modo este razonamiento tampoco habría de diferir en sí, mucho de la realidad. Con mejores medios y una observación más pormenorizada nos hemos dado cuenta que no son éstos elementos quienes integran el resto de la materia, pero sí su componente molecular (partículas que están presentes dentro de ellos) al ser las mismas que integran y rigen gran parte del amplio espectro de objetos que abarcan el universo. No obstante ya quedó muy claro por entonces que éstos elementos eran fundamentales para el cuerpo y para el origen de la vida. Sabemos ahora por ejemplo que el agua recubre el 71 % de la superficie de la corteza terrestre y está presente tanto en estado líquido, sólido y gaseoso repartida por océanos, glaciares, casquetes polares, acuíferos, permafrost, lagos, la humedad del suelo, la atmósfera, los embalses, ríos y es parte fundamental de la composición de los seres vivos. El aire no obstante es una mezcla variable en composición de diferentes gases entre los que predomina el nitrógeno y el oxígeno por encima de otros tantos y es quien da forma a la singular atmósfera de nuestro planeta, imposible concebir la vida en su ausencia. El fuego en sí es un conjunto de partículas incandescentes de materia combustible con la capacidad de emitir calor y luz visible, es por ambas propiedades un elemento fundamental en el desarrollo humano y al que tanto le costó recrear y tener bajo control. La tierra, último de los elementos y base sobre la que desarrolla toda actividad y sustento de los seres vivos, está formada por materia establecida en diferentes capas u estratos y dispuesta en multitud de formas y composiciones minerales que varían según su disposición molecular.

"Agua, fuego y aire, tres de los cuatro elementos principales que establecieron los pilares del conocimiento y de la filosofía antigua, a los que el ser humano en su estado natural no puede dar forma."

"”Ciencia y cosmos” es parte del título de una serie secuencial de obras que hacen referencia a aquellos logros y descubrimientos científicos o tecnológicos que le han permitido al ser humano obtener un salto cualitativo y cuantitativo en su desarrollo.”

Arquitectura moderna

CHICOTECFC COPYRIGHT 2020